Archivo | García Márquez RSS feed for this section

El coronel en su laberinto

18 Jul
Ilustración de Cavalcante

Ilustración de Cavalcante

En mayo de este año el diario O Globo de Rio invitó un grupo de escritores latinoamericanos a rendirle un homenaje póstumo a García Márquez. La propuesta era escribir un relato basado en un argumento o personaje de Gabo y situarlo en Brasil. Yo escogí El coronel no tiene quien le escriba y este fue el resultado:

Sigue leyendo

Carta al padre*

9 Jun

Garcia Marquez3Cuando supe de la muerte de García Márquez pensé en escribir sobre él. Pero no sabía bien cómo lo haría. Mis sentimientos sobre García Márquez son contradictorios. De inmediato una pregunta cruzó mi mente y no me abandonó más: ¿por qué no tengo aquí, en mi casa en Brasil, ningún libro de García Márquez? Tengo libros de García Márquez, creo que tengo todos los libros de García Márquez en Colombia, pero no traje ninguno. ¿Qué significa eso? ¿Qué significa para un escritor o aspirante a escritor colombiano?

Sigue leyendo

El escritor como crítico

13 Ago

Nabokov por Siegfred Woldhek

A lo largo de mi vida de lector, y a pesar de mi formación universitaria, siempre he mantenido una predilección particular por la crítica y los ensayos de los propios escritores antes que por la teoría y la crítica literaria académica. Tal vez sea una cuestión hedonista la que me ha llevado a abandonar, seguramente demasiado rápido, ciertos críticos, filósofos y teóricos que me aburren en las primeras diez o veinte páginas. O quizás tiendo a aceptar una teoría como lo hacía Borges, más por su carácter y elaboración estética que por la verdad de sus argumentos.

Lo que sigue son algunas anotaciones que he venido recopilando sobre esta crítica y ensayos de escritores:

Sigue leyendo

Vejez, literatura y amor

19 Jun

En un artículo de 1982 publicado en el diario El Espectador de Bogotá, García Márquez cuenta que después de haber leído literatura japonesa por más de un año, la obra que más le había impresionado y la única que le hubiera gustado escribir era La casa de las bellas durmientes, de Yasunari Kawabata. Veintidos años después, García Márquez le rinde un tributo al escritor japonés con su novela Memoria de mis putas tristes, en la cual un antiguo profesor de gramática y ahora periodista de provincia decide regalarse en su cumpleaños número noventa, una noche de amor con una adolescente virgen. La historia recuerda el libro de Kawabata que gira en torno a una mansión de Tokio en donde los ancianos burgueses pagaban para pasar una noche contemplando a las mujeres más bellas de la ciudad mientras dormían desnudas y narcotizadas a su lado. El tributo literario de García Márquez se confirma con el epígrafe de la novela de Kawabata y en el transcurso de la historia pues el protagonista, conocido solamente por el apodo que le pusieron sus alumnos, “Mustio Collado”, nunca llega a tocar a la niña que le consigue su amiga Rosa Cabarcas, dueña del burdel que él solía visitar. Sigue leyendo